Incident by a bank: cuando un hecho real se presenta sin filtros

Demasiadas películas abusan de ese lema en letras grandes que anuncia “basado en hechos reales”, que se revela en toda su falsedad cuando, ya en letra pequeña, añaden un tímido: “algunas situaciones se han modificado para efectos dramáticos”. Incident by a bank es lo que pasa cuando alguien tiene la honestidad de no añadir esos efectos a un suceso cualquiera.El suceso en cuestión es el fallido robo a un banco de Estocolmo sucedido en Junio de 2006, un hecho tan banal como cualquier otro. El autor del corto recrea la escena en toda su perfecta confusión. Está rodado desde una sola toma, un plano general que se acerca a la acción cuando conviene. No hay efectos dramáticos, es decir, no hay un intento de darle sentido y plenitud a algo que no lo tiene. Los ladrones no parecen actuar con lógica, se equivocan de puerta, su moto tiene algo enganchado en la rueda trasera. Dos testigos se abstienen de llamar a la policía y se pasan el rato grabándolo todo con un móvil mientras discuten sobre usar o no el zoom. Un anciano (mi personaje favorito) intenta ser un héroe tirando al suelo la moto de los ladrones. Va dando vueltas por ahí un autobús lleno de estudiantes de celebración que no se enteran de nada. Todo tiene ese aire vagamente cómico de suave absurdo y carencia tanto de orden como de caos que caracteriza a la realidad. Pero, a diferencia de la realidad, dura poco más de diez minutos y luego hay títulos de crédito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s